29Abr

Prosumer, ¿a quién le hablas?

Basados en la desconfianza de los consumidores en las campañas de los clientes, solo el 14% confía en la publicidad, las empresas han identificado a un perfil de consumidor que es capaz de generar contenidos para la empresa (positivos o negativos).

Pro = Producir contenido y Sumer= Consumer. Lo que da la palabra Prosumer.

Técnicamente según la LID de Marketing Directo e Interactivo, es el anglicismo formado a partir de la unión de los conceptos productor y consumidor que identifica al consumidor que se convierte también productor de contenido. Es quien realmente hace uso a fondo de las aplicaciones o sitios web aportando información o contenido, ya que el consumidor de hoy ya no se conforma sólo con consumir sino que opina, ofrece información de un producto o servicio y produce contenido sobre su experiencia.

Estas personas están condicionadas por nuevos paradigmas:

  • El cliente es parte del producto
  • Las compañías venden valores no productos o servicios
  • El trabajador, empleado o directivo es parte del producto o servicio
  • El cliente es participativo no contemplativo
  • Crossumer y prossumer
  • Necesita afectos, no solo racionalidades
  • Sólo pagará un precio superior cuando se aporte valor
  • No existe el mundo virtual. Es ya el mundo real

Es decir las empresas encuentran que los productos ya no son la base de la diferenciación, sino la base de sus negocios. Es por ello que las empresas deben competir.

La globalización de las comunicaciones ha hecho que los consumidores de diferentes latitudes se parezcan en sus motivaciones de compras y sistemas de evaluación de información para la toma de decisiones. Por tal motivo, han nacido un conjunto de nuevos consumidores que se agrupan por sus personalidades, por sobre sus variables geográficas y demográficas; entre ellos podemos encontrar:

Kidults: Niños y niñas de ocho a 12 años, que a pesar de su edad, tienen actitudes y gustos de adultos.

Adultescentes: Adultos entre 25 y 35 años, que mantienen sus gustos y comportamientos de su juventud.

Singles: Hombres o mujeres de 25 o más años que viven solos por elección propia.

Dinks: Parejas de 20 a 45 años sin hijos profesionales y con buen poder adquisitivo.

Lifewife: Mujeres de 25 a 39 años, profesionales y que equilibrar sus labores domesticas con su trabajo, su familia y con ellas mismas.

Mirreyes y hípsters: Identidades juveniles que tienen un estilo de consumo definido. Integrados por hombres de 20 años en adelante.

Estos nuevos patrones de conductas nacen a partir del concepto estoy en las redes y luego éxitos, es decir, la imitación en los fenómenos humanos ha tomado escala mundial.

Las sinergias en el consumo y patrones de compras se modelan por:

  • Cambio en la organización y disposición del tejido demográfico y social
  • Aumento del valor del tiempo personal y cambio en los conceptos de ocio
  • Aumento de marcas y debilidades en la diferenciación
  • Caída de eficacia de los medios de comunicación tradicionales
  • Pérdida de fidelidad a marcas y a empresas.
  • Aumento de costos en la comunicación personal
  • Mercado permanentemente en promoción
  • Sofisticación en la distribución
  • Tecnología que facilita la compra en disfunción de la ubicación.
  • Proliferación de puntos de venta y centros comerciales

Con estas nuevas reglas de juego, saber quien es tu comprador y quien lo guía con los contenidos sobre tu marca, es el eslabón inicial de un programa de marketing que conduzca a generar un modelo de negocio basado en el cliente de manera sustentable y que te permita diferenciarte desde lo que se necesita en momentos de personalización y de generación de servicios que puedan construir una experiencia de compra y una marca sólida.

Rodrigo Arturi G.

ACERCA DEL AUTOR

Rodrigo Arturi G.
Director Ejecutivo Especialista en estrategia y desarrollo de empresas de alto desempeño. Ejercí la vocación de docente en la Universidad Americana en las áreas de Marketing Estratégico, Estrategia Comercial y de Negocios.