07Oct

Internacionalización de las organizaciones – Parte II

Una vez que las organizaciones inician un proceso de internacionalización, sin duda que deben revisar cómo se encuentran sus equipos directivos en lo referente a sus competencias, es decir, cuáles son las habilidades que han debido desarrollar para competir de manera global.

Competencias requeridas para los ejecutivos: La empresa debe contar con personal ejecutivo formado con conocimientos, habilidades y actitudes requeridas para enfrentar los mercados internacionales. Las más relevantes son:

  1. Manejo de relaciones interpersonales: Un ejecutivo que va a trabajar a otro país o que tiene relaciones permanentes con habitantes de otros países, debe tener la capacidad de generar redes personales y relaciones que le permitan alcanzar niveles de confianza y credibilidad. Actualmente, muchos negocios se centran en el grado de confianza que logran sus ejecutivos con los interlocutores correspondientes.
  2. Manejo del idioma: El inglés es la lengua universal para el desarrollo de operaciones comerciales en cualquier país del mundo. Sin embargo, la importancia que China está tomando en el concierto mundial, hace imperativo conocer al menos los elementos claves de chino mandarín.
  3. Capacidad de adaptarse: Una persona que sale de su país, debe tener esa capacidad para adaptarse a los cambios climáticos, costumbres, al tipo de personas, formas de hacer negocios y condicionantes que permanentemente implican estar fuera de tu propio país. No basta con que tú te adaptes, sino que los otros te acepten.
  4. Resiliencia: En el trabajo con personas de otros países y al enfrentar las problemáticas y condicionantes de los mismos, es altamente probable que enfrentemos permanentes problemas y situaciones de estrés. El desafío es enfrentar dichos inconvenientes y salir fortalecidos, aprendiendo nuevas experiencias y aplicarlas en los próximos desafíos.
  5. Conocimientos de finanzas avanzadas: El ejecutivo internacional, debe ser experto en el manejo financiero, tanto de las variables de corto plazo, análisis de inversiones y sobre todo, los conceptos de finanzas internacionales.
  6. Conocimiento de comercio exterior: El ejecutivo debe manejar las variables propias del comercio exterior, ya sea en las operaciones físicas de exportación, importaciones, financiamiento, carta de créditos, conocimientos de embarque, medios de transporte, restricciones aduaneras y fitosanitarias.
  7. Capacidad negociadora: La negociación es una competencia básica de un ejecutivo internacional. Esa disposición al logro y a conseguir resultados notables, resulta fundamental para el éxito de las operaciones en otros países.
  8. Manejo de tecnologías de información y comunicaciones electrónicas: El manejo de sistemas de información, de redes de comunicación, de redes sociales y de software de especialidad, resultan gravitantes al momento de contar con personas ágiles, que manejen un sinfín de información e indicadores de gestión, para analizar la marcha de los negocios, y remitir informes ejecutivos de alto nivel de impacto.
  9. Conocimiento de estrategias corporativas: Finalmente, el ejecutivo internacional debe manejar herramientas de diagnóstico, formulación e implementación de estrategias corporativas, con una mirada holística del negocio y una visión a largo plazo de las relaciones comerciales y financieras de su empresa.

En el mundo de los negocios al querer competir de manera global, es fundamental que el enfoque de las organizaciones y sus ejecutivos se encuentren alineados para desarrollar productos y servicios orientados a los consumidores con exigencias y estándares de calidad que son base para ellos y en muchos casos implica una reestructuración integral, que busque la construcción de una cultura global más poderosa que la propia estrategia y que por lo tanto es la mejor de las estrategias.

Rodrigo Arturi G.

ACERCA DEL AUTOR

Rodrigo Arturi G.
Director Ejecutivo Especialista en estrategia y desarrollo de empresas de alto desempeño. Ejercí la vocación de docente en la Universidad Americana en las áreas de Marketing Estratégico, Estrategia Comercial y de Negocios.